Creo que una actitud positiva sirve mucho en la vida…

Imagínate que despiertas con tu madre que te agita. Vas a cepillarte los dientes y la pasta de dientes está goteando de tu cepillo de dientes. Te acercas a tu coche y notas que tu coche está estacionado torpemente, está  humeante, y se ha quedado sin gasolina. Estás conduciendo a la escuela y alguien está conduciendo muy cerca del reverso de tu coche casi todo el viaje. Cuando tratas de entrar en tu escuela un estudiante te mira maliciosamente. Entonces ves a un maestro que tuviste el año pasado que te odiaba y él te frunció el ceño. Entras tu clase de español con un ceño fruncido porque tienes que presentar un poema memorizado delante de toda la clase.

Imagínate que despiertas, no con el sonido de tu alarma, pero con la gentil voz de tu madre. Vas a cepillarte los dientes y te das cuenta que tu hermano ya ha puesto pasta de dientes en cepillo de dientes. Te acercas a tu coche y notas que tu padre ya ha puesto la calefacción en tu coche. Estás conduciendo a tu escuela y alguien permite que doblas en la carretera antes de él. Entras a la escuela y alguien abre la puerta para ti. Pasas a un maestro que tuviste el año pasado y el maestro te dice “hola” con la mano. Entras tu clase de español con una sonrisa. Después, sales de la clase de español con felicidad porque tu maestra es una buena persona que no te dio una nota mala aunque has recitado un poema muy horriblemente.

Estos dos escenarios son del mismo día exacto, la única diferencia es la actitud que tienes durante el día: Una actitud mala o una actitud positiva. Creo que esa actitud hace toda la diferencia en más de un día. Creo que la vida es como el bordado, en un lado hay extremos de la cadena y las líneas aleatorias que parecen desordenados, pero cuando lo conviertes allí es una obra de arte bellamente detallada que es invaluable y única. Creo que a veces tienes que mirar la vida desde el otro lado y ver la hermosa pieza de bordado de la vida.  

Mi abuela está viviendo una vida muy aventurera habiendo sido enfermera, madre, abuela, maestra, y voluntaria. Sin embargo, cada lugar que ha vivido, desde Alemania, a las Bahamas, a Ucrania, y a los Estados Unidos, siempre ha tenido un trozo de bordado enmarcado en su pared. Una vez le pregunté qué era, y ella me explicó que cada vez que veía a su abuela, ella estaría trabajando en algún tipo de pieza de bordado. Como una niña, sólo llegó a ver la parte posterior de los bordados, y siempre se preguntaba por qué su abuela pasó tanto tiempo en estos pequeños círculos de costura que parecen discordia. Luego, cuando mi abuela se fue a la universidad su abuela finalmente le regalaron un bordado terminado que le había llevado meses. Es pequeño y no muy agradable, porque su abuela estaba envejeciendo, pero el sentimiento quedó con mi abuela mientras ella llegó a ser un adulto joven. Y por ser capaz de ver el lado hermoso del trabajo duro de su abuela, mi abuela no sólo ha tratado siempre de ver el lado hermoso de la vida que ella está creando a través del trabajo duro durante los momentos feos, sino también ha sabido entender y apreciar ambos lados del bordado de la gente. Esto, yo sé, la ha convertido en una persona inspiradora.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s