Cartas Sobre Literatura

Estimado Stephen Chbosky,

Desde era pequeña, leer ha sido una parte importante en mi vida. Mis padres y yo leíamos juntos cada noche, y al crecer, llegué a ser una lectora ávida sola. Recuerdo trasnochar y leer hasta que las palabras se volvieron borrosas a mis ojos, todo el rato me estuve acobardando bajo de la luz tenue de mi lámpara para no revelar a mis padres que estuve despierta aún.  Sin embargo, cuando comenzó colegio, estaba extremadamente ocupada. Tanto si estaba haciendo mi tarea, haciendo el tonto con mi mejor amiga o pasando tiempo con mi familia, me encontraba demasiada absorta en mi propia vida para perderme en un libro. Abandoné mi pasión para leer; una actividad que una vez me había traído júbilo inmenso. Leer en colegio significaba escribir un reseña del libro o analizar recursos literarios y eso quitó el placer de un proceso que había sido una segunda naturaleza desde mi juventud.

Un día de verano, antes de mi segundo año del colegio, mi mamá fue de compras y me llevó con ella. Aburrida, entré en un Barnes and Noble, uno de mis lugares favoritos. Vi a la verde lima forro de tu libro, The Perks of Being a Wallflower, y lo recogí para una inspección más detallada. Mi madre regresó en el momento justo y llevó el libro a la caja (estaba desesperada por hacerme leer una otra vez). Yo, a regañadientes, comencé a leer la próxima tarde, y no paré hasta hasta terminar el libro en las primeras horas de la mañana siguiente. Me encontré perdida dentro del cuento; mi corazón se rompió cuando Charlie se enfrentó a escenarios difíciles y me encontré sonriendo por todos sus logros. Nunca yo había conocido a un personaje tan similar a mí. Sabía lo que era estar aterrada del colegio, sabía cómo me sentía al no tener amigos, sabía casi todas las emociones que pasaban a través de la cabeza de Charlie.

Uno de los sentimientos pocos que Charlie había sentido que no había sentido, era el sentimiento de tener un pequeño grupo de amigos leales. Tenía mi mejor amigo, pero aparte de eso, no pasaba con mucha gente afuera de la escuela. Quería experimentar la dinámica de grupos que Charlie tenía. Quería las fiestas y la sensación de tener el apoyo de múltiples personas. El problema era que yo era tímida y me costaba mucho sincerarse a la gente, como realmente sincerarse. Yo tenía muchos amigos, solo ninguno que acudiría si tenía un mal día y necesitaba hablar. Después de ver cómo Charlie se benefició de su grupo de amigos, obtuve un nuevo valor para reavivar viejas amistades y empezar relaciones nuevas, más profundas. Al final de mi segundo año del colegio, tenía muchos íntimos amigos.

Regresé a The Perks of Being a Wallflower en el medio del verano después de terminar mi segundo año del colegio. Tenía aquello me había esforzado muy desesperadamente, pero todavía no me sentía completa. Esta vez al leer el libro, me di cuenta de que Charlie estaba genuinamente contento cuando estaba con sus amigos o su familia, y muchas de sus pruebas llegaron cuando Charlie estaba solo. Noté el mismo patrón en mi vida, también. De alguna manera, sin embargo, siempre me sentía reconfortado a saber que Charlie había superado los momentos difíciles y había salido del otro lado. Sentí que si él podía manejar eso, yo también.

Así, me gustaría agradecerte sinceramente por darme un personaje tan maravilloso y realista como Charlie. Gracias por ayudarme a superar algunos de mis días más difíciles. Gracias por darme la motivación para buscar lo que quería en la vida. Gracias por darme esta novela atemporal que continuaré leer cuando sienta que lo necesito.

Sinceramente,

Renee

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s