Oda

La lata de Monster

se sienta en mi escritorio

observándome

mientras lucha

contra la somnolencia

y decido

eligirla

sobre el café,

la solución

normal.

No da

alas,

pero lo que sí da

es motivación y diversión

más de lo que

lo haría el café.

Me demuestra

que la norma

no siempre

es la mejor.

Es el tipo de diversión

que te hace

querer balancearse

en el conjunto de columpios

como cuando eres poco

en lugar de centrarse

en el trabajo

que necesitaba

la cafeína para

en primer lugar.

The can of Monster

sits on my desk

watching me

as I fight 

the tiredness

and decide 

to resort

to it over coffee,

the normal 

solution.

It doesn’t give

wings

but it does give 

motivation and fun,

more so than the

cup of coffee could.

The norm

isn’t always

the best,

it proves to me.

It’s the kind of fun

that makes you

want to swing

on the swing set

like when you were little

instead of focusing

on the work

you needed

the caffeine for

in the first place.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s