Otro tributo al Gustavo Adolfo Bécquer (escrito por AyP, publicado por AN)

"Manrique amaba la soledad, y amaba de tal modo, que algunas veces hubiero deseado no tener sombra, porque su sombra no le siguese a todas partes." "El rayo de luna" por Adolfo Gustavo Bécquer

"¡En esa capilla ruinosa! ¡Bah! ¿Quieres asustarme?" Unas fotos (sacadas en Irlanda) para acompañar dos citas de Bécquer/"In that dilapitated chapel! Bah! Do you want to frighten me?" Some photos (taken in Ireland) to accompany two quotes by Bécquer

"Por fin se intervino la autoridad del rey: el monte, maldita ocasión de tantas desgracias, se declaró abandonado, y la capilla de los religiosos, situada en el mismo monte, en cuyo atrio se enterraron juntos amigos y enemigos, comenzó a arruinarse." —Gustavo Adolfo Bécquer "El Monte de las Ánimas"

Una foto para contemplar una cita de una leyenda de Bécquer/A photo to contemplate a quote from one of Bécquer's legends

"Después de una noche de insomnio y de terrores, ¡es tan hermosa la luz clara y blanca del día!" —Gustavo Adolfo Bécquer "El Monte de las Ánimas"

“El Rayo de Luna” por Bécquer

"Manrique, presa su imaginación de un vértigo de poesía, después de atravesar el puente, desde donde contempló un momento la negra silueta de la ciudad, que se destacaba sobre el fondo de algunas nubes blanquecinas y ligeras arrolladas en el horizonte, se internó en las desiertas ruinas de los Templarios" (Bécquer 3)

Las Leyendas de Bécquer

(la foto fue tomada por mi en Santiago de Compostela, España) El Rayo de Luna. "Por último, se detuvo al pie de un caseron de piedra, oscuro y antiquísimo, y al detenerse brillaron sus ojos con una indescriptible expresión de alegría. En una de las altas ventanas ojivales de aquel que pudiéramos llamar palacio, se … Sigue leyendo Las Leyendas de Bécquer

El Rayo De Luna, por Gustavo Adolfo Bécquer, una foto y cita

"No quiero nada... es decir, sí quiero... quiero que me dejéis solo... Cantigas... mujeres... glorias... felicidad... mentiras todo, fantasmas vanos que formamos en nuestra imaginacióm y vestimos a nuestro antojo, y los anamos y corremos tras ellos, ¿para que?, para encontrar un rayo de luna" (Béecquer, El Rayo De Luna VI).